LA FUNDACIÓN INTERNATIONAAL HULPFOND VRIJESCHOOL PEDAGOGIE y ARTABAN


Internationaal Hulpfonds voor vrijeschoolpedagogie es una fundación Holandesa que da apoyo material a las iniciativas Waldorf del mundo, tanto a las que están en los paises en desarrollo, como a las que están en otros países donde no existe la subvención estatal a la educación.

(Información en Inglés: IHF – Internationaal Hulpfonds Vrijeschool Pedagogie)

Esther madre de nuestra escuela, también holandesa, se ha dirigido a ellos para hablarles de nuestra escuela y las necesidades que tenemos. Ellos se ofrecieron a sacarnos en su boletín para que la gente que se sienta fin a nuestra iniciativa pueda participar económicamente a través de su fundación en nuestra escuela.
A continuación os dejamos una imagen del artículo tal y como a aparecido en la revista y después su traducción al español; finalmente la imagen de la portada de la revista:

¨En esta escuela mi hijo ha aprendido a encontrar su lugar y sus posibilidades en el mundo y en la sociedad.¨ Lo dice Antonio. Su hijo fue durante 4 años a la escuela Waldorf Artabán donde tuvo clases de educación regular con apoyo.

La escuela Artabán empezó en el año 2004 en la sierra de Madrid en una escuela infantil Waldorf. Empezó siendo una iniciativa de unos padres de hijos de educación especial junto a una profesora especializada. A los dos años de andadura se les unieron niños y profesores de educación ordinaria con lo que nació un nuevo concepto. Ya era hora de que España tuviera una escuela waldorf para todos los niños con o sin necesidades especiales.

Desde entonces Artabán se desarrollo siendo al principio un grupo de niños en un salón de una casa hasta ser una escuela homologada por el ministerio de educación con 116 alumnos repartidos por 6 clases de educación ordinaria y 3 clases de educación especial , teniendo también alumnos de apoyo que son tratados con terapias de artes y pedagogía curativa. En el día a día de nuestra escuela hay un movimiento continuo de los alumnos entre la educación regular y de apoyo para garantizar una formación individual según las necesidades especificas de cada alumno. De esta manera además hay mucha interacción entre los alumnos y así no sólo aprenden juntos si no aprende el uno del otro.

La asociación que forma la base de la escuela ha conseguido sobrevivir y crecer, y esto sin subvenciones del estado o ayuda de ninguna otra instancia. El esfuerzo del claustro y de los padres ha sido y sigue siendo fundamental para este logro. Desde la elaboración de pupitres hasta la donación de plantas; todo el mundo pone de su parte. Pero ahora se necesita ayuda.

La escuela Artabán tiene que crecer. La escuela ya cuenta con un claustro especializado pero para la educación curativa se necesita urgentemente un espacio nuevo. Asimismo se necesita un médico antroposófico especializado, terapeutas, instrumentos musicales y otras materiales.

La escuela se financia tan solo con los pagos mensuales de los padres. Artabán no discrimina económicamente a los padres de los niños de necesidades especiales ya que ellos tampoco reciben ninguna subvención del estado. Durante estos años a la escuela le ha resultado imposible llenar la hucha.

El edificio de la escuela se ha quedado pequeño. En las actuales aulas tampoco hay espacio para acoger a más niños y ya empezamos a tener una lista de espera muy grande lo que para nosotros es también doloroso.

Para poder encontrar un edificio nuevo se necesita dinero que no nos prestan por ser asociación. Se está trabajando en crear una fundación para abrir más puertas, pero para ésa también necesitamos toda la ayuda (económica) que podamos tener.

La escuela Artabán es para muchos niños después de un recorrido de búsqueda, con a veces malas experiencias, una muy agradable acogida. ¿Nos quiere ayudar a seguir siéndolo, e incluso a poderlo ser para más niños? Si quiere echar un vistazo dentro de nuestra escuela y conocernos un poco, lo puede hacer aquí: https://www.youtube.com/watch?v=B-I_AGJyCTI