Llega la Navidad


Comenzamos  nuestro camino hacia la Navidad con una mañana llena de ilusión: nuestro Taller de Coronas de Adviento. Mientras las familias creaban sus coronas los maestros preparábamos el jardín de Adviento, más conocido bajo el nombre de «Espiral de Adviento». Allí quedó toda la noche esperando a los niños que el lunes uno a uno iban iluminando este jardín con la luz de su vela. En nuestro jardín de infancia también quedó todo preparado para esta celebración del comienzo del adviento. ¡Cada uno entra y sale de la espiral con su más personal andar y hacer! Al final todos percibimos a través de la luz de la vela en su roja manzana el camino que cada uno ha hecho y el que hemos construido juntos. Este comienzo de la primera semana de Adviento nos nutrió a todos y las canciones cantadas nos acompañaron durante días.
El comienzo de la segunda semana de Adviento no fue menos especial: un cuento navideño escenificado por los maestros. Todos pudimos descubrir, que a veces, lo que parece el regalo más insignificante nos puede dar las mayores alegrías.
Al comienzo de esta tercera semana, después de nuestra fiesta trimestral, se transformó nuevamente nuestra sala de Euritmia para acoger el lunes por la mañana temprano a la Virgen María y al Ángel que con bellos movimientos eurítmicos le narraba el devenir del hijo que con tanto amor esperaba. El arpa resonaba una y otra vez y la Virgen María guardaba todo lo escuchado en su sabio corazón.
El  martes nos embarcamos bajo la lluvia para contemplar el Auto de los Pastorcillos. ¡Cuantas vivencias tan profundas recibimos de la Pastorela que nos regalaron maestros de tres colegios Waldorf! Nuestra gratitud a todos los actores por este esfuerzo en común.
Ahora estamos preparando nuestra pequeña fiesta de despedida y algunos regalos que nuestros alumnos compartirán con sus familias.  Nuestra escuela se llenará el viernes de padres, madres, amigas y amigos con sus hermosas voces para despedir el trimestre y recibir la Navidad.
¡ Feliz Navidad!