Principios Educativos


  1. Fomentar la inclusión de los niños con necesidades educativas especiales generando un ambiente de apertura, diversidad, distendido, alegre y rico en experiencias para todas las personas.
  2. Permitir que crezca el sentido de admiración y curiosidad natural de la infancia y que se transforme en interés y entusiasmo para toda la vida, motivando la búsqueda del conocimiento.
  3. Integrar el cultivo de las facultades individuales del niño con sus necesidades evolutivas a través del contenido y la experiencia escolar.
  4. Conseguir un equilibrio integrado de las actividades artísticas, prácticas e intelectuales con énfasis en el desarrollo de habilidades sociales y valores espirituales. Aprender a apreciar las capacidades del otro y apoyarle en sus dificultades.
  5. Despertar lo intelectual trabajando desde la voluntad y el arte.
  6. Utilizar una competitividad sana dirigida hacia uno mismo; poder decir “puedo hacerlo mejor la próxima vez”, en vez de “puedo hacerlo mejor que ellos”.
  7. Los maestros y las familias representan los valores sociales, morales y éticos, enseñando a través del buen ejemplo a discernir entre las cosas que merecen devoción y las que son superficiales.
  8. La autoridad se logra por el respeto y la confianza mutuos.
  9. En el aprendizaje debemos tener en cuenta los procesos de desarrollo del ser humano, adaptando los contenidos de aprendizaje al momento evolutivo. Sólo así el niño acogerá con alegría y entusiasmo aquello que le llega porque le es propio, de otra manera recibirá los contenidos como vacíos y sin sentido, ajenos a él.
  10. La escuela trabaja desde el ideal de que esta educación debe ser accesible para todos, independientemente de la etnia, el credo y/o las circunstancias económicas.